Si en estos momentos estás buscando financiamiento para desarrollar un proyecto o emprendimiento; y estas viendo que las becas, fondos y subsidios se están atrasando o los medios para llegar a ellos se están volviendo cada vez más complicados, una buena opción para llevar a cabo las ideas que tengas en mente puede ser el crowdfunding o micromecenazgo. 

¿Quieres saber de qué se trata?

Acompáñame.

¿Qué es el crowdfunding?

El crowdfunding o el micromecenazgo, en palabras de Jaqueline Aguirre Morales, se define como financiación de masas a través de plataformas especializadas en la recaudación de fondos para los proyectos; o también puedes entenderlo como método de financiación colectiva mediante una multitud de aportes de pequeños mecenas (Cultumática,  s.f.).

En los últimos años ha ganado relevancia por los casos de éxito que tienen de trasfondo la generosidad, confianza, complicidad y lealtad de pequeños grupos, seguidores o como los quieras llamar, con una causa en común.   

El tipo y tamaño de iniciativas que han aplicado esta forma de financiación es infinita. Puedes encontrar campañas políticas, proyectos de innovación tecnológica, de desarrollo de software, publicación de libros, producción de películas, desarrollo de proyectos artísticos e incluso deportistas que buscan obtener recursos para competir en torneos internacionales. 

Por lo tanto, no tengas miedo en optar por este medio de financiamiento.  Pero como todas las cosas, requiere de tiempo, investigación, dedicación y esfuerzo.

Te podría interesar |Pautas y consejos para hacer procuración de fondos.

La voz de la experiencia y con varios casos de éxito en este campo, Jaqueline Aquirre Morales,  menciona que una campaña de crowdfunding es trabajo duro al que debemos comprometernos entre tres y cinco meses si deseas tener éxito. 

Es una herramienta maravillosa, pero  que necesita tiempo y dedicación, sentenció la gestora venezolana en Diálogos de la Gestión Cultural en México.

Recomienda que si tenemos interés en el tema nos metamos a las principales plataformas de crowdfunding como Kickstarter o GoFundMe. Primero como donadores, y que a partir de esta posición comencemos a analizar el funcionamiento de las plataformas y los proyectos que observamos están sobresaliendo. 

El dedicar tiempo a ver proyectos e interactuar con las plataformas, aunque al principio lo consideres una pérdida de tiempo, permitirá consolidar un análisis para conocer el territorio por donde andas pisando. Así podremos llegar a conjeturas tales como:

“ Si tengo un proyecto de género, utilizaré la plataforma cuyos proyectos más exitosos sean los de género”, por mencionar un ejemplo. 

Así como se debe hacer un perfil del patrocinador, debemos realizar un perfil de las plataformas, para que cuando tengas un proyecto muy innovador lo pongas en Kickstarter; y cuando la iniciativa tenga un impacto social predominante tengas conciencia de que los mejores lugares para colocarlos son: Ulule, Verkamy, Ideame o Donadora.

El chiste, como en todo, es irse empapando de información e interactuando en las plataformas digitales.

Una vez que ya tengas tu proyecto en papel y tal vez con algunos cimientos, prepara un resumen ejecutivo, hazlo a conciencia y acorde al propio formato de la plataforma.

Te podría interesar |¿Cómo redactar un proyecto cultural? (Parte 1)

También, destina tiempo a realizar un video con un buen pitch (de entre 2 y 4 minutos), en donde tu iniciativa y lo que pretendes se presente de una manera clara y persuasiva. 

Dedica atención a la calidad del video y el audio. De igual manera, evita que sea el típico video de una persona hablando frente a la cámara.  Para los artistas y otros creativos he escuchado como recomendación que los videos los presenten en sus estudios, denotando su pasión y trabajo artístico; y claro, ponle un poco de edición, ingenio y creatividad como los de Exploding Kittens.

 

¿Y es dar por dar? 

El crowdfunding no es solo dar por dar, como puede ser un donativo o una cooperación voluntaria. En muchos casos, las personas que realizan este tipo de campañas deben de idear una serie de recompensas para todos aquellos mecenas que están cooperando para la realización de su proyecto. 

Jaqueline Aguirre recomienda, al respecto, que dichas recompensas deben ser muy cercanas al proyecto que se está pensando financiar y si es posible que tengan un toque personalizado.

Si es un libro, bien puedes darle el libro pero agregando una dedicatoria personal, un bonito separador, etc. 

¿Y eso es todo? 

Si te has preguntado ¿y eso es todo? Déjame desengañarte. Falta todavía. 

Se que varias plataformas lo ponen muy fácil, como tres sencillos pasos, pero en la vida real y en los casos de éxito se  toma en cuenta tu red de contactos o comunidad en la que te desarrollas. 

Me refiero a que en una campaña de crowdfunding también es obligación realizar listas de contactos exhaustivas y diferenciadas.

Realiza una en donde concentres a tu círculo más cercano ( familia, amigos y colegas), en esta trata de que estén todas aquellas personas que te apoyan incondicionalmente sin importar lo que hagas. 

Después puedes realizar otra base de datos en donde incluyas a los vecinos y dos o tres maestros de la escuela. No omitas a los contactos que te pueden ayudar a potenciar de alguna manera la campaña, ni a los seguidores de tus RRSS.  Tal vez no los conozcas a todos, pero es gente que te sigue por ver algo genuino, original o curioso en ti. 

Y bueno, una vez ya listas las bases de datos hay que hacer una campaña de acercamiento. Es decir, llama o manda por correo el aviso de que vas a lanzar una campaña de crowdfunding para tal iniciativa, que tiene objetivos específicos, resultados; en fin, di lo que quieres hacer junto con los propósitos, beneficios y todo aquello que crees que motivará a las personas a sumarse. 

A veces con una sola llamada o mail no basta; es decir, es necesario realizar varios recordatorios; claro, con un sano balance. 

Asimismo, para la recaudación de fondos por medio de Crowdfunding, recomiendo seguir a CULTUMÁTICA, blog en donde te guían sobre como gestionar a tus contactos para las campañas de Crowdfunding. De hecho ya cuenta con plantillas para hacer una campaña de acercamiento por mail. No olvides revisarlas; y si es necesario, editarlas a tus necesidades. 

Paralelamente, puedes llevar campañas de intriga en Facebook e Instagram; donde vas anunciando el arranque de tu proyecto y/o emprendimiento. 

En los tiempos de crisis e incertidumbre, por lo que estamos pasando, trata de hacer comunidad, no hacer proyectos solo, y eso aplica a las campañas de crowdfunding. Piensa que en esta situación la unión hace la fuerza y el número de seguidores, fans o comunidades que cada uno de nosotros gestionamos puede marcar la diferencia entre la derrota o el éxito en una campaña de crowdfunding, una nueva manera de democratizar las inversiones y  apoyar a los pequeños emprendedores. 

Te podría interesar | ¿Cómo emprender una iniciativa cultural? Preludio