En algún momento de la vida de un artista, gestor cultural o todo aquel dedicado a un emprendimiento y/o proyecto cultural se debe de ver la procuración de fondos, tema del que hablaremos hoy.

En esta ocasión recurrimos a Jaqueline Aguirre, gestora cultural venezolana con especialidad en estrategias comunicacionales, gestión cultural y turismo cultural. Asimismo, es instructora en temas de diseño de proyectos culturales, procuración de fondos, crowdfunding y emprendimientos culturales; con trayectoria en diferentes instituciones de su país, México y varios países más.

¿Por dónde empezamos?

La primera pauta a considerar, al hablar de procuración de fondos es entender qué es. Jaqueline comenta que la procuración de fondos es una metodología de trabajo donde se realizan estrategias y acciones para localizar y extraer los fondos que están ubicados en las convocatorias, las campañas de subsidio y apoyos tanto de organismos públicos como privados, nacionales e internacionales.  

Te podría interesar |¿Cómo financiar mi proyecto cultural? (Parte 1).

Una vez definido el concepto, la siguiente pregunta es ¿qué tipo de procuración de fondos puedo hacer? y ¿a dónde me acerco?

Al hablar de ello, Jaqueline nos menciona que todo depende de tu proyecto (el cual debes de conocer muy bien), él es el que nos dicta el rumbo; ya que por ejemplo, las convocatorias especifican el tipo de proyecto que quieren apoyar.  

En este aspecto, se recomienda ser consciente del objetivo y del tipo de público que quieres atraer; así como aprender a leer las convocatorias.

Sabemos que toma su tiempo y esfuerzo porque implica más de una leída, pero aprender a identificar lo que buscan las fundaciones, fondos públicos y las convocatorias institucionales es vital para que tus proyectos sean aceptados.

Posteriormente, se recomienda hacer un perfil del patrocinador. Implica definir las características e intereses del patrocinador o fondeador que estás buscando e investigar a las instituciones y organismos que tienen fundaciones, fondos, becas y convocatorias relacionadas con dicho perfil. Una vez identificadas las fuentes de financiamiento, acorde al proyecto en puerta, debes crear una estrategia para acercarte a ellos. Dada la situación actual (pandemia por Covid-19) puedes enviar un mail o llamar, agregando incluso algunas dudas que te hayan surgido.   

Identificar el mejor speech 

Otro consejo que nos da Jaqueline Aguirre es ser conscientes de que no es lo mismo un fondo público que uno privado. Es decir, no le interesa lo mismo a un empresario, que a un director de una fundación y (muchísimo menos) a un funcionario público. Una vez entendido lo anterior, lo mejor es hacer un discurso para cada quién. 

“Porque si yo voy hablar con una fundación, sea de la sociedad civil o sea corporativa, yo tengo que hablarle de su misión, su visión y sus objetivos y convencerla que a través de mi proyecto ella logra hacer eso”

Jaqueline Aguirre

En el caso de los funcionarios públicos, la gestora menciona que hay que investigar cuáles han sido sus discursos en torno al impacto social o cultural y en nuestro speech denotar que nuestro proyecto va en la misma dirección que su discurso. Y si es una empresa pues hay que hablarle de ventas, posicionamiento de marca y otros conceptos de marketing. 

Ejemplo: vas a tener 5,000 jóvenes reunidos donde vas a poder colocar tu producto y darlo a conocer…. 

Te podría interesar | Marketing cultural: la nueva especialidad en las organizaciones de arte y cultura.

Entonces, los discursos son diferentes acorde al tipo de patrocinador, que no se te olvide.

En Córima nosotros siempre recomendamos identificar una propuesta de valor para cada uno de los sectores a los que los emprendedores buscan acercarse y con base en ello construir una argumentación potente y un storytelling que les permita comunicarla de la mejor manera. 

También, sabemos que como artista, gestor o  lo que seas, a veces es difícil ubicar y hablar de impactos específicos o en términos de ventas y marketing. Al respecto, Jaqueline Aguirre nos aconseja que debemos quitarnos el perjuicio de que la cultura no se vende, que nuestro trabajo artístico no entra en el sistema capitalista. Porque nuestros proyectos y trabajo, aparte de que son un gran aporte al impacto social, si podemos venderlos como servicios o productos; siempre que conserven la esencia que el creador le da.

Como verás las pautas y consejos de Jaqueline Aguirre son muy buenos y pertinentes; y aún tiene otros consejos que decirnos.

Espéranos en la siguiente entrega.