Una vez que has redactado el proyecto cultural, lo que prosigue, más allá de pensar, es empezar a tomar acciones concretas en cuanto al financiamiento. Es decir, la captación de recursos para solventar la adquisición de bienes y servicios; así como desarrollar inversiones.  

El financiamiento, de acuerdo a su procedencia, se puede clasificar en: ingresos propios e ingresos aportados. En esta primera parte nos concentramos en los primeros. 

Los ingresos propios, tal como su nombre lo infiere, son los que podemos generar desde nosotros mismos y desde el propio proyecto.

Si en este momento te surge la pregunta ¿cómo puedo hacerlo?,  o ¿es posible hacerlo cuando no cuento con capital en estos momentos?

La respuesta es; resalta tu capital creativo, ten una mirada fresca y usa la imaginación. 

Te podría interesar | Capital creativo: el elemento clave para emprender

Es pertinente mencionar que no basta con ser consciente de tus talentos y capacidades personales, implica ver a tu alrededor, identificar qué insumos tienes a tu disposición e incluso con qué tipo de aliados cuentas.

Al respecto, Robert T. Kiyosaki nos aconseja: “ver lo que otros no ven” y ser persistente.

Él mismo lo ejemplifica en su libro Padre rico, padre pobre, en donde tardó varias semanas en identificar un área de oportunidad y montar su negocio de arrendamiento de tiras cómicas, a los 9 años. 

¿Cómo he generado ingresos propios?

Sí lo que deseas es conocer ejemplos de cómo generar ingresos propios te contaré los que yo he puesto en marcha. Antes que nada, en cuanto a desarrollo de proyectos culturales, solo me he inmiscuido en la creación de exposiciones de arte, para ello he realizado:

1.- Venta de productos 

Vender no está mal, contrario a lo que muchos aconsejan. De hecho, es un must dentro de un plan de sostenibilidad para cualquier proyecto o empresa creativa.  Lo interesante es que estos productos ha ofertar sean parte de un modelo de gestión integral de tu iniciativa; es decir, el proyecto en sí mismo debería de tener la capacidad de generar bienes y servicios culturales; lo que vendes no es un “lo que sea” para ganar dinero, por el contrario conviertes tu capital creativo en productos y servicios que le permiten a tu iniciativa generar ingresos propios. Es difícil operar este tipo de estrategias cuando el proyecto se limita a una actividad o un evento, pero cuando se le mira como una organización o una empresa las posibilidades cambian.

Yo he vendido ropa u otros artículos que ya no uso; también comida, y la última vez, pósters y stickers con relación a la exposición. 

Por cierto, no solo te dediques a vender, contextualiza a tus clientes. Cuéntales porque estás vendiendo, compárteles tus redes sociales e invítalos a seguir conociendo el desarrollo de tu iniciativa. Yo lo hacía de manera presencial, en mi pequeño puestito, pero también soy consciente que puedes hacerlo por redes sociales, un web site oficial o incluso un mail. 

Un consejo de mis colegas de producción de espectáculos fue: ve donde estás vendiendo, qué tipo de gente hay, construye tu buyer persona y personaliza el producto.

En su caso, para la consolidación de un ciclo de cine y poesía se dedicaron a vender libretas, termos ,etc. con unos hermosos diseños de gatitos, tomando en consideración que su buyer persona era un estudiante de la UCSJ, amante de los gatos. 

2.- Ofrece servicios 

Si ya tienes detectado tu talento o capacidad especial ve como puedes por medio de ésta ofrecer servicios.

¿Eres bueno escribiendo? Crea un blog o puedes crear contenido para el de otros.

¿Lo tuyo son las artes plásticas? puedes dar clases, asesorías o pláticas. 

Incluso toma inspiración de otros, en estos últimos días veo a personas que se dedican a revisar CV´s, hacer plantillas, dar charlas motivacionales, ofrecer consejos, enseñar Historia del Arte, crear contenido para RRSS o canales de Youtube…En fín, las opciones son vastas. 

Lo ideal es que los servicios que ofrezcas vayan acorde con el objetivo y la estructura que estás dando a tu proyecto, creo que justo aquí radica la diferencia de mirarte a ti mismo como un emprendedor que está construyendo una empresa o una organización o como alguien que busca autoemplearse.  Es cierto que para iniciar y buscar tener un «capital semilla» probablemente tengas que echar mano de todo tipo de trabajos extras y demás pero idealmente lo que buscamos es accionar con base en un plan estratégico que contemple el cumplimiento de la misión y visión de tu proyecto.

Elige la que más se adecue a tu persona, dalo a conocer con tus conocidos y publícalo en las plataformas adecuadas.

La última vez, yo ofrecí asesorías a los chicos de Ingenierías y Derecho que tenían como optativa Historia de Arte, dado que no era su fuerte hicimos buena mancuerna, y a mí solo me quitaba dos horas del día.

Incluso puedes proponer un intercambio de servicios, yo con una chicas de Administración de Empresas lo hice, mientras ellas me ayudaron a crear mi presupuesto, yo les ayudé con su tarea de Historia y Cultura.

3.- Realiza un evento social

Tengo que ser honesta, jamás lo he realizado, pero tengo unos conocidos que sí.

Lo que hacen es planear un desayuno y venderlo como un evento exclusivo.

Dado que venden arte, llevan a los artistas, los presentan y dejan que los mismos hablen de su trabajo. También, dan conocer que quieren crear una exposición, lo que necesitan, etc.; todo por medio de un pich perfectamente planeado y que trae de resultado que las personas se interesen por los artistas, la exposición y se sumen. Dado que también generan un buen contenido y un ambiente ameno ya tienen asistentes confirmados por varios años. 

Yo solo en la exposición de performance y artes visuales (de la que hice mención en 4 aspectos clave que todo emprendedor cultural debería saber) planteé realizar tres fiestas, pero dada la situación solo se quedó como un sueño. La idea era crear eventos con los cuales generar ingresos por cover, bebidas y algunos bocadillos. 

En este aspecto, recuerda checar las reglamentaciones de tu localidad, así como el perfil de tu proyecto, sería ideal que estos eventos sociales te sirvan no solo como un ingreso extra, sino que estén pensados de manera estratégica para atraer a la audiencia que te interesa, promover los mensajes clave de tu proyecto y generar alianzas y visibilidad. 

4.- Vende experiencias

En caso de que seas bueno con el manejo y control de personas, esta puede ser una opción. Consiste en generar una actividad que denote la importancia de tu proyecto y haga uso de tus fortalezas.

Muchos artistas realizan algo similar son sus performances u obras de arte. Venden la experiencia, presencia de su trabajo y valía de su concepto o discurso. Uno de ellos, Yves Klein, quien en 1962 vendió una obra que consistió, literalmente, en aventar polvo de oro al Sena y después quemar el recibo de compra, pues sus cuadros eran las cenizas de la obra. 

En lo personal, me gusta revisar los portales de turismo. Hace unos meses me di cuenta que muchas personas vendían experiencias enfocadas en un gremio particular. Unos se enfocan en visitar viñedos o lugares de producción de bebidas alcohólicas. En la CDMX, existían guías que te vendían la experiencia de conocer la arquitectura, arte urbano, gastronomía de los tianguis, galerías de arte, etc. 

Incluso hay personas dedicadas a crear experiencias con ONG´s, una buena idea para impulsar y apoyar problemáticas sociales. 

Finalmente, sea cual sea lo que decidas realizar para generar ingresos toma en consideración que hay investigación, trabajo y tiempo invertido. No solo es hacer por hacer. 

Planifica, organiza y llévalo a cabo con tiempo y anticipación.

Me parece que son consejos magníficos al momento de iniciar con un proyecto y cuando se buscan ideas alternativas para desarrollar actividades de procuración de fondos, sin embargo es importante mencionar que si se trata de un proyecto que tiene la visión de convertirse en una empresa u organización más allá de actividades aisladas es necesario que se planteen estrategias de comercialización que le permitan generar ingresos propios con base en la explotación de su capital creativo, recordemos que la materia prima de las industrias creativas es la creatividad y la materialización de esta creatividad es la creación y producción de bienes y servicios creativos. 

Continuará… 

En la siguiente entrega hablaremos de los recursos aportados.