El análisis de mercado no solo es una prioridad cuando se trata de revisar las tendencias del mundo de la tecnología, los alimentos o la moda; también es un punto clave en las industrias culturales, contar con esta información te permitirá identificar los factores positivos y negativos que debes de considerar para fortalecer, resolver y mantener el éxito de tu empresa y/o emprendimiento cultural. 

Si te preguntas cuándo se lleva a cabo; generalmente, se debe de realizar al momento de estar planteando tu modelo de negocios, planeación estratégica o cuando se hace una evaluación o auditoría; sin embargo, es recomendable estar pendiente de las tendencias y comportamientos de tu sector en todo momento.

Tomando en cuenta su importancia, te comparto los 5 puntos clave que deben de tener los análisis de mercado en el sector de las industrias culturales y creativas.

1. Campañas rivales:

Si bien muchos te comentan que debes tener en cuenta a tu competencia o campañas rivales. Nadie menciona que al momento en que las identifiques debes poner atención a:

  • Giro al que dedican; es decir son festivales, ciclos de cine, talleres, cursos.
  • Territorialidad: refiere al espacio, país o continente en donde influyen. 
  • Temporalidad: día, semana, mes o época en donde se llevan a cabo.

El tomar en cuenta los tres puntos antes mencionados te ayudará a vislumbrar de manera más realista la oferta, que entre mayor sea, existirá también mayor necesidad de innovación; ante este panorama se recomienda comenzar en sectores donde la oferta sea pequeña, para entrar en lo que se conoce como un “vacío potencial”.

Si a pesar de ello decides incursionar en el área en donde miles de personas ya tienen una propuesta, especialízate y agrégale ese plus que te ayudará a diferenciar tu emprendimiento de los demás. 

2. Nuevos participantes: 

No te duermas en tus laureles; en otras palabras, siempre mantente informado en lo que pasa en las industrias culturales y creativas. Para ello pregúntate constantemente ¿qué otros nuevos proyectos hay?; es decir, considera dentro de tu análisis a los nuevos participantes, aunque sus proyectos sean más pequeños más adelante se podrían convertir en potenciales amenazas, aunque también en futuros colaboradores.  

Hace unos años trabajaba en un pequeño negocio de abarrotes, el dueño siempre estaba al tanto de lo que pasaba en la zona y su gremio. Cuando se daba cuenta de otra nueva tienda como la de él, se acercaba al dueño, le preguntaba acerca de su negocio y lo visitaba, siempre mostrando respeto. 

Después volvía a su negocio, compraba los productos que veía que tenía el otro e implementó los servicios de recargas y pagos de servicios, aspectos que le hacían falta a su competencia. Hace unos días me lo topé con los que ahora son sus “campañas rivales” y “nuevos participantes”, se alió con ellos para que la empresa responsable de la desinfección  de sus negocios les diera precio de mayoreo. 

3. Productos sustitutos:

Sandra Ontiveros Melgar siempre comenta en sus clases que todos aquellos dedicados a la cultura tienen como competencia a todos los servicios y productos que se ocupan y son consumidos durante el tiempo de ocio. Lo que nos lleva a vislumbrar, entonces, que tu taller, curso, obra de teatro e inclusive exposición de arte debe de considerar a todas aquellas iniciativas que también apuestan por hacer uso del tiempo de ocio de tu posible consumidor, cliente, etc.

Recuerdas la iniciativa de Juan (del que hablé en ¿Para qué sirve una evaluación del contexto si quiero emprender un proyecto cultural? ). Él tiene una galería de arte virtual y  se dio cuenta de que en productos sustitutos, en su caso, entran incluso los artículos decorativos de Palacio de Hierro. 

Entonces, ten una mirada de águila para identificar los tuyos. En la medida en la que tengas segmentados a tus públicos es que podrás reconocer estos posibles productos sustitutos. 

4. Clientes: 

Claro, no hay que olvidar al cliente. En este caso te recomiendo identificarlos correctamente y diferenciarlo de tus usuarios.   

Por ejemplo, las escuelas tienen muy en claro que sus usuarios son los niños y sus clientes los padres de familia. Aunque no lo creas, sucede lo mismo en ese taller u obra infantil que tienes en mente. Por otro lado, si tu empresa o emprendimiento cuenta con una diversificación de productos y servicios culturales lo más probable es que también tenga más de un segmento de clientes. 

Conocer a tus clientes de manera profunda es un proceso fundamental para cualquier estrategia, ya sea de comercialización, procuración de fondos o de comunicación. 

5. Proveedores:

Refiere a las personas y organizaciones que te dan productos, servicios o espacios. 

Más allá de fomentar una buena relación con ellos; para el caso de un análisis de mercado de industrias culturales, es recomendable clasificarlos. Hacer una tablita y colocar en una columna los que te ofrecen servicios, en otra los de productos, y así sucesivamente. 

Quizá valga la pena incluir un análisis de los medios de comunicación, líderes de opinión y otros actores relevantes según el tipo de sector en el que te desarrolles, tener información respecto a las tendencias de difusión, promoción e identidad visual se vuelve muy relevante a la hora de poner en marcha una estrategia de promoción y alcance de públicos. 

Dada la situación actual (pandemia por Covid- 19) acércate a tu comunidad y apoya a tus proveedores locales; al respecto, no omitas cuidar e identificar el nivel de decisión que tienen.    

Recuerda que si bien ellos te proveen de tu “materia prima” o los elementos claves para trabajar no debes conformarte con lo que ellos te ofrecen, opta por lo que necesites y te sea adecuado.   

 Si bien el análisis de mercado es algo que pueden hacer los emprendedores culturales, y de hecho, les corresponde a todos, tal como lo menciona Juan Paulino en su artículo El análisis externo de una empresa: una prioridad

Siempre es recomendable acercarnos a externos, una mirada de afuera y fresca te permitirá darte cuenta de otras perspectivas y variables que tal vez omitas. 

También, recuerda que el trabajo en equipo y colaborativo en este caso será más fructífero que si lo realizas tú solo.